Destinadas a mejorar las habilidades cognitivas y de conducta, mismas que ayudan a disminuir el consumo de alcohol y mantener la abstinencia. En otras palabras, ayuda a los pacientes a reconocer las situaciones de consumo, evitarlas y enfrentarse a ellas.

Es una estrategia estructurada, orientada hacia objetivos concretos y centrada en los problemas inmediatos. Sin embargo, es adaptable a las necesidades individuales de cada paciente y compatible con cualquier otro tipo de intervención terapéutica.

Fundamentos teóricos: El alcoholismo es resultado de un proceso de aprendizaje mal adaptado y el objetivo es corregir dicha conducta y reemplazarla por otras más adaptadas. En los últimos 15 años, han aparecido diversas técnicas que varían en duración, contenido, espacio, etc; pero todas utilizan los mismos componentes:


Entrenamiento en habilidades

Se enseña mediante hábitos más sanos y estrategias de enfrentamiento a los problemas cotidianos de la vida que pueden haber olvidado o nunca aprendido.

Al principio, el aprendizaje está destinado a controlar el consumo de alcohol u alguna droga; posteriormente, el entrenamiento se centra en conseguir habilidades interpersonales e intrapersonales.


Objetivos

  • Aprender habilidades para mantener la abstinencia.
  • Identificar las situaciones de alto riesgo o factores precipitantes, tanto internos como externos.
  • Fomentar el manejo de situaciones dolorosas.
  • Mejorar el funcionamiento interpersonal.
  • Cambiar los refuerzos contingentes.
Resultados

Diferentes estudios han señalado que las personas sometidas a este tratamiento presentan una evolución positiva. Si se compara esta técnica con otras su efectividad es similar o mayor a ellas. Además, esta efectividad se incrementa cuando se añade a otros tratamientos. Es muy útil en determinados grupos de pacientes como personas con trastorno antisocial de la personalidad o con trastornos psicopatológicos asociados, y en pacientes con pocos síntomas de dependencia, así como también en situaciones de riesgo de recaída.



*Fuente: Fundación Manantiales